RECORDANDO A DON ENRIQUE: PILAR EN LA LUCHA CONTRA LAS ANTENAS CELULARES EN BAJA CALIFORNIA SUR

Te conocí en la lucha contra las antenas de telefonía celular

DON ENRIQUE

Gilberto Piñeda Bañuelos

Por la tarde del 26 de febrero me enteré por la compañera Elisa que un querido amigo común  que conocimos hace ocho años había fallecido. Hace unos días, cuando me enteré de su enfermedad, conversé en su casa con su esposa y su nuera, quienes me enteraron de la gravedad de la enfermedad de Don Enrique.

Conocí a Don Enrique en  2005, por invitación de Daniela, una tesista de la carrera de economía en la Universidad, que vivía en un angosto callejón  llamado Clemente Guillén en la colonia Rinconada Los Olivos, frente a una antena de telefonía celular de 42 metros de altura, propiedad de la empresa Iusacell que había sido construida por otra empresa llamada Matcelular (a un costado de la antena, vivía Don Enrique con su familia). Hecha la invitación, tuve un primer encuentro con los señores y  las señoras de la colonia, donde me presentaron a Don Enrique, que estaba entre los vecinos, muy molestos con el gobierno  y encabronados, super encabronados, porque a base de engaños, en unas cuantas semanas construyeron una caseta, instalaron el equipo de alta tensión y un compresor, y levantaron un antena de telefonía celular que quiso empezar a funcionar;  pero afortunadamente los vecinos y vecinas con sus luchas lo habían impedido una y otra vez, según nos contaron; con acciones directas como el cierre del callejón custodiada por guardias vecinales para que no siguiera la construcción;  y en protesta,  el predio de  la antena amanecía llena de basura porque  algún técnico comentó una vez que eso interfería el funcionamiento normal de las antenas de telefonía celular, y en más de una ocasión, el interruptor de la antena de telefonía celular, amanecía también en “off”.

Ellas y ellos nos contaron que  en una ocasión, al inicio de su lucha en 2005, se enfrentaron a la policía cuando estando cerrado el callejón custodiado por los vecinos y vecinas,  llegaron al menos un decena de patrullas municipales y estatales para amenazarlos; y más tarde los vimos marchar en los desfiles del primero de mayo protestando por la instalación ilegal de la antena y exigiendo su demolición y desmantelamiento; más de una vez ocuparon las oficinas municipales y el recinto del Congreso del Estado para que se les escuchara, buscaron solidaridad en las colonias donde había otras antenas; en fin, una lucha que no podemos olvidar. Los niños y niñas, ancianos y ancianas, jóvenes y adultos de la colonia no podrán olvidar esta lucha, porque fue una enorme alegría, el 15  mayo de 2007, ver a una inmensa grúa, desmantelando y demoliendo la antena de la poderosa Iusacell: se había coronado un triunfo ejemplar, sin precedentes, de las y los colonos de la Rinconada Los Olivos. Don Enrique fue uno de los  pilares en esta lucha,  y gracias a esa fortaleza de Don Enrique y de sus compañeros y compañeras en la colonia,  al final, después de  más de dos años de lucha,  obligaron a la empresa y al gobierno municipal  a demoler y desmantelar  la antena de telefonía celular; “el monstruo” como le decían las niñas y los niños de la colonia.

Don Enrique  era un viejo muy fuerte, muy decidido, muy claridoso,  muy encabronado, y muy desconfiado con las promesas de los gobernantes y de muchos que dijeron que los iban a ayudar a quitar la antena que había instalado la empresa capitalista  Iusacell con el apoyo de la clase política que gobernaba en ese momento y  que habían permitido la colocación de una antena de telefonía celular sin el consentimiento  de la población, violando la normatividad y sus propios reglamente municipales, estatales y federales. Fue una fortuna para mí en lo personal y para muchos jóvenes que se involucraron en la lucha contra la antena de telefonía celular de la colonia Rinconada los Olivos en una lucha ejemplar, con Don Enrique, con Juan, con José y muchos más. Los involucrados externos  a la colonia  en esta lucha, nos habíamos adherido en ese entonces a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona que en 2005 había emitido el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN); éramos como unos 40 adherentes y nos manteníamos activos en la lucha contra las antenas, al menos  unos quince  compañeros y compañeras, la mayoría de ellos y ellas, jóvenes, junto a Don Enrique que era uno de los pilares del movimiento contra las antenas de telefonía celular, y referente obligado de pobladores de otras colonias, como la colonia 3 de mayo, donde había otra antena y se conocía de una decena de casos cáncer en ella.

Para mediados del año 2006 la lucha de Don Enrique, de sus compañeros y compañeras en la colonia Rinconada Los Olivos, había obligado al Ayuntamiento  de La Paz a suspender la última etapa de la obra  y fue colocado el sello de “cancelada”; sin embargo, pasaron varios meses sin que la antena fuera desmantelada, cuando llegó a la colonia el delegado cero de la Comisión Sexta del EZLN que hacía un recorrido por el país, el subcomandante insurgente Marcos, que junto con Don Enrique, presidió una excepcional asamblea popular  frente a la antena de telefonía celular en octubre de ese año, donde se denunció por enésima vez al presidente municipal que habiendo “cancelado” la antena, se negaba a quitarla. Fue hasta mayo de 2007, dos días antes de que llegaran a La Paz los nuevos delegados de la  Comisión Sexta del EZLN, formada ahora por la comandanta Yolanda y los comandantes Maxo y Guillermo, cuando desmantelaron la antena. Otra  vez, Don Enrique, explicó a la delegación sexta del EZLN, lo que había significado la lucha por la demolición y el desmantelamiento de la antena de telefonía celular…Ese día en su casa se hizo una asamblea de la colonia, junto a la comandanta Yolanda y los comandantes del EZLN Maxo y Guillermo. Al cerrar la asamblea, las niñas y los niños, quebraron una piñata en forma de antena (hasta en eso usaron el ingenio popular).

Don Enrique se ha ido.  Un abrazo fuerte para él, para su esposa, para su hija y sus hijos, para sus nietos, para sus familiares, y para los vecinos y vecinas, que unidos y unidas, lograron, al lado de Don Enrique, quitar definitivamente, la antena de telefonía celular de la colonia Rinconada Los Olivos.

IMG_0368

Don Enrique (q.e.p.d)  en octubre de 2006 conversando con el subcomandante insurgente Marcos, delegado cero de la Comisión Sexta del EZLN, antes de iniciar la asamblea popular en la colonia Rinconada Los Olivos frente a la antena de telefonía celular.

IMG_5683

 Don Enrique (q.e.p.d), el 17 de mayo de 2007, explicando a la comandanta Yolanda y a los comandantes Maxo y Guillermo, delegados de la Comisión Sexta del EZLN, que una día antes, después de dos años de lucha, la antena de telefonía celular de 42 metros de atura había sido demolida y desmantelada.

Anuncios

Publicado el 27 febrero, 2013 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: