[BCS] A LA COMANDANCIA DOS COMPAÑER@S QUE SE MANIFESTABAN CONTRA LAS REFORMAS ESTRUCTURALES DE EPN

CRÓNICA DE UNA DETENCIÓN POLICIACA 

 
Jóvenes que protestaban en el malecón en la ciudad de La Paz, a través de la música y la palabra contra las medidas del capital impulsada por el gobierno federal, fueron reprimidos iniciada la noche del pasado sábado 14 de septiembre, por órdenes de los mandos superiores de la policía municipal en el Ayuntamiento de La Paz, justo al día siguiente de la represión en el zócalo de la ciudad de México y justo el día  en que se retiraba temporalmente el plantón del magisterio democrático, ante la amenaza del gobierno federal  a través del gobierno estatal, de un desalojo.
Un movimiento juvenil contracultural autogestionario se empieza gestar poco a poco en el centro cultural Ricardo Flores Magón donde ensayan las bandas, donde se piensa formar una biblioteca popular y donde se quiere empezar un huerto colectivo, y desde donde se trasmite desde hace dos años, Radio Zapatista Sudcaliforniana.
A mediados de semana, integrantes de las bandas que ensayan habitualmente en el lugar y jóvenes de los diferentes barrios y colonias de la ciudad, empezaron a construir a través de las redes sociales una invitación en el Malecón, a una toquín de protesta en contra las medidas que viene instrumentando el poder de arriba para favorecer al capital en contra de los de abajo que está instrumentado el gobierno federal con el apoyo de los partidos de todas los colores en el Pacto por México. Puros jóvenes protestarían, y no tenía que pedir permiso para ejercer el derecho constitucional de la libertad de organización, manifestación y de expresión, que no puede ser de otra manera, más que con el lenguaje habitual de la juventud.
Sin embargo, la policía municipal, puso por  encima  de  la constitución, como cuando alguien pisotea algo, lo que se conoce como “bando de policía y buen gobierno” para justificar la represión policial que solo lo aplican contra la juventud y contra los de abajo, pues para los de arriba, se lo pasan, como se dice “por el arco del triunfo”, para decirlo suavemente. Con lujo de violencia, no podía ser de otra manera, la policía desconectó los aparatos musicales con los que estaba tocando una de las bandas participantes,  mientras que a la madre de uno de los jóvenes que estaba grabando el evento de protesta le fue arrebatado su cámara-celular por la policía, y después de unos momento de forcejeo se lo regresaron; pero  dos jóvenes, un hombre y una mujer, previamente identificados por la policía, fueron esposados y trasladados en vehículos separados primero a la Dirección Municipal de Policía y Tránsito, la joven acompañada de una mujer policía y el joven, por los mandos superiores del operativo, policías hombres.
Los argumentos de la policía fueron que estaban violando el “Bando de Policía y Buen Gobierno” (entre comillas) porque no habían pedido permiso, porque estaban  utilizando la corriente eléctrica que pagaba el Ayuntamiento; y porque estaban diciendo palabras “altisonantes”, lo que comúnmente llamamos “groserías”;  mientras que los argumentos de los jóvenes era el artículo 6 constitucional en el que se establece que “la manifestacion de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa”, y es que para manifestar ideas con música y con palabras, no tienes que pedir permiso; la energía eléctrica que paga el Ayuntamiento la pagan con los impuestos de las personas; y las palabras altisonantes de las que se hablan están plenamente reconocidas por la Real Académica de la lengua española; así que no había justificación del uso de la fuerza utilizada por la policía del Ayuntamiento de La Paz.  En mi opinión, la represión policial fue por el hecho de quienes se manifestaban eran JOVENES y JOVENAS, porque si hubiéramos sido adultos los que nos hubiéramos manifestado y usado  la energía eléctrica del Ayuntamiento sin pedir permiso,  y hubiéramos utilizado palabras “altisonantes”, es decir, groserías, la policía la iba a pensar más de una vez; pues el pensamiento de los de arriba es criminalizar la protesta social, antes que la de los adultos, los de la juventud, y esto no lo podemos ni debemos permitir. Hay muchos ejemplos de esto en la historia social, sindical y popular en baja california Sur. Así que esta detención la consideramos una verdadera ARBITRARIEDAD de los mandos superiores de la piolicía municipal de La Paz, aunque argumenten lo contrario.
En cuanto fueron detenidos los jóvenes, familiares, amigos y compañeros en la lucha contracultural, nos trasladamos a las diferentes comandancias, a protestar por la arbitraria detención y en ningún lado se pudieron localizar. Pasó más de una hora, cuando al joven lo llevó la policía  a la Comandancia de Pueblo Nuevo, donde, por alguna razón que desconocemos, se encontraban la mayor parte de los mandos medios y superiores de la policía, mientras que la joven fue llevada por la policía, a la Comandancia,  donde después supimos, se llevan a las mujeres detenidas ubicada cerca de la calle Legaspi, al  oriente de la ciudad muy cerca del bordo; que dicho sea de paso (aunque no es una cosa menor) es una comandancia para mujeres custodiadas por policías hombres, lo cual es una clara violación a los derechos humanos, una violación al derecho a la privacidad de la mujer y una violación al propio “Bando de Policía y Buen Gobierno” que la policía dijo defender en la detención.
Me detengo un poco en este caso:  cuando llegamos a la Comandancia que nos habían dicho era sólo para mujeres, nos encontramos que quien custodiaba a las detenidas y atendía al público era un POLICIA HOMBRE, lo cual es una verdadera falta administrativa y jurídica,  y los derechos humanos, afortunadamente, como lo comentó después de que salió la joven de la comandancia, el POLICIA HOMBRE se portó muy amablemente con ella, lo cual dice mucho del humanismo que existe dentro de un policía común, que es una asalariado común, pero que está educado para recibir órdenes y ejecutar lo que le ordena;  pero HABLA MUY MAL  de la Presidenta Municipal y de los mandos superiores de la policía; pues por ningún motivo, una Comandancia para mujeres detenidas, debe ser atendidas por hombres, pues violenta el derecho a la privacidad de la mujer, y se presta a cometer abusos, que afortunadamente en este caso no sucedió.  Aunque este comportamiento de este policía común, en parte fue por la actitud valiente y digna de la joven, que en el momento que llegó a la Comandancia, se percató de lo era una celda maloliente y le pidió al policía, agua, jabón y pinol, y se puso a limpiar la celda completa, pues hasta ese momento, sólo estaba ella detenida en la Comandancia.
Cerca de la una de la madrugada, el joven detenido en la comandancia de Pueblo Nuevo y la joven detenida en la Comandancia de la 20 de noviembre, salieron libres, una vez que se pagó lo que la policía llamó sanción por una falta administrativa por violaciones al famoso “Bando de Policía y Buen Gobierno”, otra vez entre comillas…que de buen gobierno no tiene nada.
Escrito por Gilberto 
Anuncios

Publicado el 15 septiembre, 2013 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: