30, 20 y 10: Ejercito Zapatista de Liberación Nacional

Por Gilberto Piñeda

El 1 de enero de 2014 se cumplieron 20 años de la declaración de guerra contra el mal gobierno de México y del levantamiento de miles de indígenas zapatistas, Tzeltales, Tzotziles, Tojolabales, Mames y Choles, en Chiapas; el 17 de noviembre de 2013 se cumplieron 30 años de haberse constituido el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), con algunos integrantes de un grupo guerrillero que se había formado en la década de 1970, las Fuerzas de Liberación Nacional (FLN); y, en agosto de 2013 se cumplieron 10 años de haberse formado las Juntas de Buen Gobierno (JBG) y organizado los Municipios Autónomos Rebeldes (MAR´s) en los cinco Caracoles de territorio zapatista, antiguos Aguascalientes, que se fueron formando a lo largo de estos años de lucha zapatista: LA REALIDAD, sede del Caracol “Madre de los caracoles del mar de nuestros sueños” formada por indígenas Tojolabales, Tzeltales y Mames; MORELIA, sede del caracol “Torbellino de Nuestras Palabras” formada por indígenas Tzeltales, Tzotziles y Tojolabales; LA GARRRUCHA, sede del caracol ”Resistencia hacia un Nuevo Amanecer” formado por indígenas Tzeltales; ROBERTO BARRIOS, sede del caracol “Que habla para Todos” formado por indígenas Choles, Zoques y Tzeltales, y, OVENTIC, sede del caracol “Resistencia y Rebeldía por la Humanidad” formado por indígenas Tzotziles y Tzeltales.

En estos caracoles, en su 30, 20 y 10 aniversarios, se realizan tres sesiones del primer curso de la Escuelita Zapatista que llamaron “la libertad según l@s zapatistas” (agosto y diciembre de 2013, y enero de 2014) que imparten las bases de apoyo zapatistas, l@s promotores de salud y educación, los miembros de las Juntas de Buen Gobierno, entre otr@s; y que las familias indígenas reciben en sus casas durante una semana a l@s estudiantes que fueron invitad@s, donde comen, trabajan, descansan y estudian; acompañados de un “Votan”, que es un@ acompañante indígena permanente durante la escuelita. Para quienes estuvieron en la escuelita, debió ser una experiencia extraordinaria, así lo han hecho público vari@s de l@s asistentes. El 31 de diciembre de 2013, para amanecer el 1 de enero de 2014, al terminar la sesión de diciembre de la escuelita Zapatista y antes de iniciar la de enero, hubo fiesta en los cinco Caracoles para conmemorar el 20 aniversario del levantamiento indígena.

Para quienes no han leído la prensa nacional, en estos días, algo se ha dicho y escrito sobre el 20 aniversario del levantamiento indígena, por ejemplo Luis Hernández Navarro, tomando como ejemplo una de las muchas comunidades indígenas que hay en territorio zapatista en Chiapas, escribió en el periódico nacional La Jornada que“en la comunidad Emiliano Zapata, en el caracol Torbellino de Nuestras Palabras, 30 familias zapatistas trabajan en colectivo. Poseen en común un cafetal, huertos de hortalizas y unas 350 cabezas de ganado. Sus pobladores no reciben apoyos gubernamentales de ningún tipo, pero su nivel de vida es mucho mejor que el de los poblados priístas a su alrededor… En la comunidad hay una pequeña tienda comunal cuyas ganancias se destinan a las obras que el pueblo necesita. Allí, como en todas las otras regiones rebeldes, los recursos de las cooperativas sirven para financiar obras públicas como escuelas, hospitales, clínicas, bibliotecas o tuberías de agua…Por todo el territorio rebelde florece un sistema autónomo de bienestar basado en una reforma agraria de facto que privilegia el uso comunitario de tierras y recursos naturales, en el trabajo colectivo y en la producción de valores de uso, y en prácticas de comercio justo en el mercado internacional…”; y en una entrevista del obispo Raúl Vera otorgada al Fernando Camacho Servín, reportero de La Jornada, le dijo: “Dar visibilidad a las demandas y necesidades de los grupos indígenas del país, que han sido uno de los sectores más marginados históricamente, es quizá la principal aportación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), cuyas propuestas sociales y políticas transformaron a México y siguen vigentes, aunque dicho grupo no figure por el momento en la agenda principal de los medios…”; por su parte el enviado de La Jornada a Chiapas, Hermann Bellinghausen opina: “..contra las versiones hoy renovadas, y escasamente cotejadas con la realidad, las comunidades autónomas zapatistas, sin ayuda gubernamental (al contrario, el gobierno mexicano responde a las demandas originales de dichos pueblos con una sostenida guerra de baja intensidad y desgaste), han logrado levantar un proceso de autogobierno, en el cual se fundaron decenas de nuevos poblados en las tierras recuperadas tras el levantamiento de 1994. Ellos, sumados a los más de mil pueblos que integran los municipios autónomos rebeldes, dan como saldo no más pobreza y marginación, como quisieran los agoreros del poder, sino regiones organizadas con sistemas propios y eficientes de educación, salud colectiva esencialmente de prevención, producción agrícola para la autosuficiencia, la comercialización independiente de café, miel y artesanías. Todo, fuera del consumismo inducido, la dependencia económica y el control político que implican, en Chiapas, los planes gubernamentales”.

Llama la atención dos reportajes muy interesantes que aparecieron en un extraordinario medio alternativo que dirige Gloria Muñoz (www.desinformemonos.org) que vale la pena leer y escuchar; sobre todo una entrevista inédita que no se conocía hecha al subcomandante insurgente Marcos en 1994, unos meses después del levantamiento, donde cuenta las tácticas y estrategias del levantamiento (se puede escuchar también en Radio zapistasta Sudcaliforniana (www.rzsud.org).

En el primer reportaje, titulado “EZLN: 30 años del más sensato de los delirios” empieza diciendo que “..en noviembre de 1983, un diminuto grupo de hombres que se contaban con los dedos de una mano aterrizó en la tupida Selva Lacandona, en el mexicano estado de Chiapas. Habían decidido nombrarse rimbombantemente como Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). La mayoría urbanitas sin remedio, portaban en la mochila un propósito que resonaba en sus conversaciones como sentido delirante: hacer la revolución. Sin embargo, dadas las condiciones de extrema pobreza y de urgencia social en Chiapas, tal delirio resultaba ciertamente sensato … Treinta años después de su nacimiento, el EZLN protagoniza una de las experiencias más ricas y radicales de libertad y de emancipación humana que los últimos siglos de historia hayan conocido. Desde que se levantaran en armas en enero de 1994, los zapatistas habitan en una cotidiana restitución del sentido verdadero de la palabra democracia y en una trabajada liberación de la vida de las garras de la supervivencia. Miles y miles de personas viviendo de otra manera. Aquí, ahora y ya… En su treinta cumpleaños, la disutopía zapatista decidió abrir sus puertas y sus ventanas para compartir las formas de vida que han generado tres décadas de delirio sensato. Para ello han creado una escuela a la que han llamado <<La libertad según l@s zapatistas>>…”.

Mientras que en el segundo reportaje, la entrevista al subcomandante Marcos, da cuenta de lo que pasó entre la noche del 31 de diciembre de 1993, la madrugada del 1 de enero de 1994 y los tres días siguientes, en ella, Marcos menciona que “..La estrategia tenía que ser la de un ejército regular, y no la de una guerrilla, porque se contaba con la gente necesaria para hacer esas acciones como ejército regular; de eso dependía que pudiéramos brincar los obstáculos que preveíamos, sobre todo de manejo ideológico del movimiento, que nos acusaran de narcoguerrilla, de extranjeros, de bandidos, y de todo eso con lo que tienen que cargar las guerrillas cuando aparecen…” fue que “..con el pensamiento básico de la propaganda armada se decide la estrategia del primero de enero, es decir, no es en términos militares que se decide, sino en términos de propaganda… La estrategia estaba pensada para el 31 de diciembre a las cero horas, pero se da hasta el primero de enero. No alcanzamos a salir a tiempo. Había unidades que estaban muy retiradas de los puntos de reunión y no llegaron a tiempo el día 31 para iniciar los ataques. Esto ya es parte de los errores. Los ataques en Altamirano y Ocosingo empiezan hasta las seis de la mañana. El primer ataque que se da y el primero que tiene éxito es el de San Cristóbal, a la una de la mañana; después el de Las Margaritas, a las tres de la mañana; luego el de Altamirano, a las siete de la mañana; y el último el de Ocosingo, hasta las tres de  la tarde del día primero. En parte de ese día caen Chanal y Oxchuc; y en la madrugada del 2 de enero cae Huixtán. Esa madrugada ya tenemos siete cabeceras municipales en nuestras manos”, finalmente el balance del EZLN en esos primeros meses fue, en voz de Marcos, que“..a nivel estratégico es una victoria. Es decir, aunque perdimos algunos combates, por ejemplo el de Ocosingo, mantenemos el control de un territorio todavía, a casi tres meses del inicio de la guerra. En inferioridad numérica y de medios, damos a conocer nuestro movimiento, nuestras demandas, su base social, y brincamos todas las acusaciones de narcoguerrilla y la de los extranjeros que ya nadie se la traga, aunque todavía alguien lo suelta por ahí. En ese sentido, el problema se desplaza de quiénes son, a si es bueno o no el camino. Es decir, ya nadie cuestiona las causas que originaron el movimiento. Todos aceptan que hay condiciones sociales muy lacerantes, una situación política muy asfixiante, que hacen hasta cierto punto lógico que pase lo que pasó. Entonces la discusión se desplaza a por qué con las armas, por qué no mejor el diálogo y todo eso. Todo esto le da mucho oxígeno a un movimiento armado, eso te hace brincar etapas donde primero tienes que convencer a la gente de que no eres extranjero, no eres narcotraficante, no perteneces a una facción del gobierno, que sí tienes base popular. Y eso ya te pone frente a otros problemas. Nosotros le jugamos eso, le apostamos a brincar etapas y ponernos de lleno ante la sociedad como interlocutores. La sociedad es la que pregunta entonces quiénes son y qué quieren. En este sentido, creo que lo logramos, que tuvimos un éxito estratégico, sobrevivimos, existimos, aunque nuestras posibilidades militares son muy limitadas, nuestras posibilidades políticas son gigantescas, envidiables, diría yo, para cualquier otro movimiento..”.

Las palabras finales de “Marcos” en esa entrevista hecha por Gloria Muñoz hace cerca de 20 años es de llamar la atención, dice Marcos al final: “Luego viene la etapa del diálogo, que es la que nos agarra de sorpresa…”. Debió ser así, pues, 10 años después de la traición del gobierno y de los partidos políticos, hasta los llamados de “izquierda”, el EZLN inicia una nueva etapa del zapatismo que es en la que nos encontramos ahora: la RESISTENCIA construyendo AUTONOMÍA, totalmente al margen de la clase política.

Anuncios

Publicado el 5 enero, 2014 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: