[CRÓNICAS SOBRE EL CAPITALISMO] UNA TARDE DE CONTRACULTURA EN “LA CATRA”

(En memoria de la compañera Eloisa Vega Castro -q.e.p.d.-)

Por Gilberto Piñeda Bañuelos/Radio Zapatista Sudcaliforniana/Brigada Ricardo Flores Magón/ 24 de febrero de 2019.

El capitalismo despoja a los pueblos de su cultura, de su patrimonio cultural, de su naturaleza y de su paisaje, que no es otra cosa más que un proceso de privatización desmedido al convertir todo en mercancías que se compran y se venden gracias al poder que tiene la mediación del dinero, esto sucede en La Paz, en Baja California Sur, en México y el Mundo. O sea, la Cultura, el Patrimonio Cultural, la Naturaleza y el Paisaje, el capitalismo lo convierte en una gran mercado para la acumulación de las compañías capitalistas depredadoras y “conservacionistas”.

Por eso fue muy importante lo que sucedió la tarde del sábado 23 de febrero en LA CATRA (Centro Cultural Sudcalifornia) bajo la conducción de dos entrañables compañeros Ana y Octavio: un primer foro, lo cual supone que habrá otros, sobre “Redes y Nodos” en el marco de la inauguración de la Biblioteca “Colibríes” donde asistieron más de un centenar de personas y participaron medio centenar como ponentes en las mesas temáticas que se instalaron, a saber: “La formación lectora y la visión propuesta para fomentar la lectura”, “Pasado, presente y futuro de las bibliotecas sudcalifornianas y la literatura en la era digital”, “Espacios culturales y sus proyectos emergentes”, “Investigadores y activistas escriben y reflexionan sobre en torno a la explotación en Baja California Sur”, “Nodos y utopías, la cultura se protege compartiéndola” y “La escritura como práctica cultural su catarsis”, la metodología aplicada en el foro fue una presentación de LA CATRA por Alejandro, la distribución de los asistentes en mesas temáticas que tuvieron un(a) moderador(a) cada una de las mesas, lectura de las ponencias en la mesa, un receso y en cada mesa un intercambio de opiniones, para finalizar con un brindis de todos (as) los(as) asistentes. Las(os) moderadoras(es) elaborarían un resumen que serían difundidos con posteridad.

Asistí por decisión personal como escucha a la mesa “Espacios culturales y sus proyectos emergentes” en mi calidad de integrante de la Radio Zapatista Sudcaliforniana, adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y miembro activo de la Brigada Ricardo Flores Magón, ambos tienen su sede precisamente en el Centro Cultural Ricardo Flores Magón en el barrio Los Olivos, un “espacio cultural” con varios proyectos emergentes autogestivos y autónomos: la Radio Zapatista Sudcaliforniana, el Centro de Investigaciones Sociales Sindicales y Laborales, A.C. y su Archivo Histórico del Movimiento Social Sudcaliforniano y la Brigada Ricardo Flores Magón.

Cuando llegué al edificio me recordó mis primeros años como arquitecto, sobre todo con lo relacionado a los criterios de diseño urbano dominantes en la década de los setenta y ochenta cuando el gobierno implementó en La Paz su política de vivienda masiva por conducto del Infonavit y del Fovisste, fueron los casos de la unidad Habitacional “Domingo Carballo Félix “ por la Colima y Jalisco con viviendas unifamiliares de una y dos plantas, en esa época después de iniciada su construcción había ingresado a laborar en el Infonavit como trabajador asalariado en la plaza de analista de costos pero fui despedido injustificadamente por órdenes del gobierno y de los charros sindicales de la CTM en 1976 (poco antes del ciclón Lisa) por mi actividad en una huelga nacional del sindicato independiente que había en todas las delegaciones del país en esa época, en este barrio se construyó un espacio para las actividades culturales y para locales comerciales, que durante mucho tiempo permanecieron abandonadas.

La otra Unidad Habitacional del Infonavit fue el Pedregal del Cortés con casas unifamiliares y edificios multifamiliares (Los primeros de La Paz) que fueron un negocio de los charros de la CTM para los trabajadores del comercio y de Rofomex, aquí también se construyeron espacios públicos, locales comerciales y comunitarios que permanecieron abandonados por mucho tiempo y que ahora lo empieza a recuperar el Centro Cultural Apoyo Mutuo.

Más tarde se construyó la unidad Habitacional del Fovisste frente al Tecnológico con viviendas unifamiliares y multifamiliares (edificios de departamentos), aquí también se construyó lo que nosotros conocíamos como el “edificio del trabajador” que también permaneció en diferentes momentos abandonado a su suerte, hasta que lo recuperó LA CATRA.

En el pasado, los créditos de Infonavit y Fovisste eran canalizados bajo las directrices de los Charros sindicales de la CTM y en la actualidad se canlizan a través de las compañías capitalista constructoras-inmobiliarias.

Regresando a lo del Foro, sin que nos hayamos puesto de acuerdo, llegamos por separado a la antigua “Casa del Trabajador” del Fovisste recuperado por el Centro Cultural Sudcalifornia LA CATRA ahí estuvimos en diferentes mesas integrantes de la Brigada Ricardo Flores Magón, la compañera Karla y los compañeros Lefteris, Isaac, Giovanny y Gilberto.

Paradójicamente, la mesa temática sobre “Espacios culturales y proyectos emergentes” fue la menos concurrida, a diferencia de las otras mesas que fueron abundantes; pero aun siendo pequeña en cuanto a número, fue muy grande e ilustrativa de lo que significan diferentes opciones de proyectos culturales emergentes que no acuden al apoyo del gobierno en turno ni son financiadas por las compañías capitalistas como se estila en la actualidad a veces directamente y otras veces a través de fundaciones que crean las organizaciones del capital para cooptar a los proyectos culturales de la llamada sociedad civil, o en el mejor de los casos para tenerlos bajo control; así que en los proyectos emergentes que estuvieron presentes en esta mesa domina el trabajo voluntario y en algunos casos se acude un mercado solidario para la subsistencia; todos ellos cuentan con un espacio físico y cada uno tiene su propia historia pero que para que funcione hay que mantenerlo, y para mantenerlo se necesita un mínimo de dinero para pagar los servicios o pagar una renta, si no se encuentran ocupados o prestados.

Para hablar de los centros culturales con proyectos emergentes participaron, moderadas(os) por la compañera Aletsse, la compañera Gabriela del Centro Cultural El Huevo en el Centro Histórico, la compañera Nuria del Centro Cultural Apoyo Mutuo en el barrio El Pedregal, el compañero Lefteris del Centro Cultural Ricardo Flores Magón en el barrio Los Olivos y el compañero Octavio vía internet desde el estado español que habló sobre la perspectiva del Centro Cultural de Sudcalifornia LA CATRA en el barrio del Fovisste; no pudo asistir el compañero Farah quien promueve un proyecto cultural emergente muy interesante de cine, galería de arte, matemáticas, arquitectura, construcción, astronomía, etcétera.

En enero pasado recibí una llamada de la compañera Ana para participar en alguna de las mesas que desafortunadamente no le pude confirmar en ese momento pues acababa de pasar un tratamiento de Radioterapia por dos meses y no sabía bien a bien en que momento entraría de nuevo “a la circulación”; por esos días me incorporé a la Brigada Ricardo Flores Magón y finalmente pude asistir como escucha al Foro “Redes y Nodos”.

Me llamó muchísima la atención el concepto que el compañero Lefteris utilizó en algún momento de su participación quien nombró los espacios culturales donde se desarrollan proyectos culturales emergentes como “centros de conspiración”, un concepto que cobra relevancia y pertinencia en el pensamiento crítico si consideramos que la historia cultural dominante en una ciudad o en una nación es la historia de la clase dominante, es decir, el gobierno en turno y el capital, dicen apelar al rescate de la cultura local y nacional, que la convierten en una práctica cultural oficial, esto se contrapone a los proyectos culturales emergentes y en ese sentido son proyectos contraculturales o como dice Lefteris: “centros de conspiración”.

Los centros culturales alternativos a las prácticas culturales oficiales como “centros de conspiración” me sirve de inspiración en esta crónica para contar una breve historia de un local que ahora es el Centro Cultural Ricardo Flores Magón como espacio contracultural y como “centro de conspiración”:

Para empezar, el edificio se inauguró en 1993 y recuerdo que el día de la inauguración se colocó una enorme manta con la imagen de León Trotsky que colgaba desde la azotea de la planta alta hasta casi llegar al piso con la imagen de León Trotsky; no podía ser de otra manera pues el local era del Partido Revolucionario de Los Trabajadores que se había fundado en México y en La Paz en 1976 que era la sección mexicana de la Cuarta Internacional; la inauguración fue una autentico evento cultural dominado por la lectura de los principales libros de Trotski comentados por los asistentes que estaban impregnados del pensamiento marxista, no recuerdo con exactitud cuáles, pero seguramente se abordó la teoría de la Revolución Permanente y el Programa de Transición al socialismo. Se había inaugurado sin proponérselo un auténtico “centro de conspiración”, como lo vamos a ver enseguida.

Como el Partido Revolucionario de Los Trabajadores a nivel local estaba inmerso en el mercado Electoral, del cual no podía salir, fue que la inmensa mayoría del financiamiento público de varios años para las campañas electorales se utilizó en la construcción y auto construcción del edificio, sin embargo, de pronto hay un alzamiento en Chiapas el 1 de enero de 1994 que coincide con el año de disolución del Partido Revolucionario de los Trabajadores que tenía un tradición de lucha en La Paz y no solo en el mercado electoral, así que los compañeros y compañeras del partido y sus simpatizantes se involucraron en el acompañamiento al zapatismo desde el mismo enero de 1994 y después de las elecciones federales a mediados de ese año, en la reunión de disolución del partido se acordó dejar en custodia el edificio al grupo local que daría acompañamiento en Baja California Sur al zapatismo y que en un inicio había sido parte del Partido Revolucionario de Los Trabajadores; fue así que el edificio desde su inauguración en 1993 fue un “centro de conspiración” pues fue en ese lugar donde se fraguaron a nivel local todas las iniciativas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional hasta la fecha: los Comités Civiles de Dialogo de la Convención Nacional Democrática y del Movimiento de Liberación Nacional entre 1994 y 1996; fue el local del Frente Zapatista de Liberación Nacional de Baja California Sur desde sus constitución en 1997, fue el centro de organización de la consulta zapatista de 1999 con la presencia de 10 indígenas zapatistas bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional; pasó a ser el local del Frente Zapatista Sudcaliforniano a partir de 2003 y a partir de 2005 el centro organizador de La Otra Campaña en Baja California Sur que temporalmente compartieron local con el grupo Rojos Anarquistas Cabezas Rapadas y del Colectivo Akrata Ricardo Flores Magón; a partir del 2010 se instaló en la planta Baja la Casa de la Trabajadora y del Trabajador como se le conoció al Centro de Investigaciones, Sociales Sindicales y Laborales, A.C. en 2012 fue una de las sedes de la Asamblea de Los Pueblos contra el G-20 y en 2013 la sede también de la Escuelita de la Escuelita Zapatista, de la Radio Zapatista Sudcaliforniana y de la banda No Somos Nada; a partir del 2015 alberga el Archivo Histórico del Movimiento Social Sudcaliforniano; en 2017 y 2018 fue el local de la Red Sudcaliforniana de Apoyo al CIG y su vocera Marichuy y en 2018 y 2019 el local de la Brigada Ricardo Flores Magón; así que es desde hace algunos años el Centro Cultural Ricardo Flores Magón… Y desde el 14 de febrero de 2019 empezó la construcción de un jardín frente al local que intenta ser de plantas medicinales locales en memoria de nuestra querida compañera ELOISA VEGA CASTRO quien falleció en el trágico accidente carretero allá por Vizcaíno el 14 de febrero de 2018.

Actualmente en la planta baja del Centro Cultural Ricardo flores Magón entre cinco, un compañero y cuatro compañeras del Centro de Investigaciones Sociales, Laborales y Sindicales, A.C. se encargan de atender el Archivo Histórico del Movimiento Social Sudcaliforniano que se encuentra en la planta baja llevan a cabo desde hace cuatro años la catalogación de documentos, fotografías y audios del movimiento social de las décadas de 1960, 1970, 1980, 1990 y 2000 y el compañero se encarga de atender la demanda laboral  de un centenar de trabajadoras despedidas injustificadamente que maquilaban calamar gigante en el puerto de Santa Rosalía en dos empresas extranjeras, la coreana HANJIN desde hace más de 16 años y la china LONGING desde hace más de 8 años; mientras que en la planta alta con dos compañeros de la Radio Zapatista Sudcaliforniana se administra el sitio de internet y de las redes sociales aunque se ha mantenido inactiva en los programas de radio en los últimos meses (El Mimeógrafo y Produciendo Memoria); en tanto que con una compañera y siete compañeros de la Brigada Ricardo Flores Magón se han reactivado como colectivo y actualmente se lleva a cabo el Cine Club Semilla Rebelde, y se ha estado construyendo poco a poco a lado de otros colectivos de Los Cabos y Todos Santos  la Red en Defensa del Territorio Sudcaliforniano contra las mineras y del macro-desarrollo turístico-inmobiliarios y en defensa del derecho humano al agua, a la cultura y al patrimonio cultural.

Con éste historia del uso y práctica del edificio, juzgue usted si no ha sido un “centro cultural de conspiración”….

Vale la pena tomarle la palabra al compañero Lefteris, Nuria, Gabriela y Octavio que me dieron a entender que es necesario  empezar a unir los nodos y tejer redes entre los centros culturales y sus proyectos emergentes, como lo ha venido haciendo la Red de Cine Clubes a través de Lefteris que con sus proyecciones y sus tan diversas temáticas  han cruzado transversalmente a mas de un proyecto cultural emergente.

Gracias a LA CATRA por la mesa temática “Espacios Culturales y sus Proyectos Emergentes” que me permitió escribir esta crónica para hacer un “poquito” de memoria.

Gilberto Piñeda Bañuelos/Radio Zapatista Sudcaliforniana/Brigada Ricardo Flores Magón/ 24 de febrero de 2019.

(Las fotografías que acompañan esta crónica están resguardadas en la fototeca del Archivo Histórico del Movimiento Social Sudcaliforniano -AHMSS_ en la planta baja del Centro Cultural Ricardo Flores Magón)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Publicado el 25 febrero, 2019 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: