Archivo del sitio

[MEMORIA PARA LA RESISTENCIA] Un paralelismo local (BCS) con los 35 años del E.Z.L.N

Por Gilberto Jesús Piñeda Bañuelos

El 17 de noviembre de 2018 se cumplen 35 años de haberse fundado el Ejército Zapatista de Liberación Nacional impulsado por lo que quedaba de una organización guerrillera de la izquierda revolucionara llamada Fuerzas de Liberación Nacional; los propios compañeros zapatistas cuentan que hace 35 años “..la noche se ha adelantado debajo de los grandes árboles y, ayudados por lámparas de mano, estos hombres y mujeres ponen techo de plástico con un cordón como travesaño, amarran sus hamacas, buscan leña seca y, prendiéndole fuego a una bolsita de plástico, encienden la hoguera. A su luz, el mando escribe en su diario de campaña algo así como: <<17 de noviembre de 1983. Tantos metros sobre el nivel del mar. Lluvioso. Montamos campamento. Sin novedad>>”. En la parte superior izquierda de la hoja en la que se escribe, aparece el nombre que le han puesto a esa primera estación de un viaje que todos saben muy largo. No ha habido ninguna ceremonia especial, pero ese día y a esa hora se ha fundado el Ejército Zapatista de Liberación NacionalSeguramente alguien propuso entonces un nombre para ese campamento, no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que ese grupo estaba formado por 6 personas. Los primeros 6 insurgentes, cinco hombres y una mujer. De esos 6, tres eran mestizos y tres indígenas. La proporción de 50% mestizos y 50% indígenas no ha vuelto a repetirse en los 20 años del EZLN, tampoco la proporción de mujeres (menos del 20% en esos primeros días). Actualmente, veinte años después de aquel 17 de noviembre, el porcentaje debe andar por un 98,9% de indígenas y un 1% de mestizos. La proporción de mujeres anda ya cerca del 45%...” (Subcomandante Marcos, 10 noviembre de 2013)

En el exterior de ese pequeño campamento en el corazón de la Selva Lacandona, nadie se imaginaba lo que sucedía en ese momento ni mucho menos que iba a suceder durante los 35 años restantes; nadie se imaginaba que alguna vez declararían al guerra al gobierno mexicano y se alzarían en armas; nadie se imaginaba que miles de indígenas  formarían parte de un ejército popular que tres indígenas y tres mestizos, cuatro hombres y una mujer, hicieron llamar EZLN; nadie se imaginaba que formarían un poder del pueblo no armado un poder civil autónomo que tomo la forma de Juntas de Buen Gobierno; nadie se imaginaba que construirían desde abajo una nueva economía, una nueva salud, una nueva justicia, un nueva educación por fuera del capitalismo; nadie se imaginaba que organizaría encuentros multitudinarios nacionales e internacionales en la mismísima  Selva Lacandona; nadie se imaginaba que alguna vez esa experiencia y vivencia se convertiría en una Escuelita Zapatista, donde lo profesores y profesoras serían las propia familias zapatistas que en los pueblos de los cinco caracoles acogieron en su seno a miles y miles de mestizos de otras partes de México y del Mundo; y mucho menos se imaginaban que reconocerían a las Ciencias y las Artes en algo fundamental para el desarrollo de los pueblos zapatistas, ni que tomarían iniciativas como las que conocimos recientemente de los multitudinarios eventos de los ConCIENCIA y de los CompARTE; nadie se imaginaba, ni siquiera el EZLN, que empezarían a “darse cuenta por los pueblos que el cine es un arte” y en consecuencia que iban a considerar al “cine como un ejercicio artístico” (Subcomandante Galeano, noviembre 2018).

No recuerdo que estaba pasando ese día en La Paz, pero en ese año de 1983, un grupo importante de compañeros y compañeras estábamos metidos en el mercado electoral como militantes trotskistas en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) que en ese tiempo ya era la sección mexicana de la Cuarta Internacional, nos asumíamos como parte de la izquierda revolucionaria que no habíamos incursionado en la lucha armada  y pensábamos que las elecciones era un frente político más para difundir  la lucha anticapitalista y el pensamiento de los de abajo y del socialismo, yo mismo había participado como candidato a gobernador del PRT en 1980 y en 1993  incluso hubo intentos del PRT por tener un diputado plurinominal en 1987 , en  la Unidad Popular Sudcaliforniana que fue una alianza del Partido de la Revolución Socialista, el Partido Mexicano de los Trabajadores y del Movimiento Revolucionario del Pueblo, candidatura que nunca obtuvo; y a nivel federal la última ocasión en que participó el PRT antes de disolverse formalmente fue en la Alianza Democrática Nacional en apoyo a la candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas que era el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Ni imaginarnos siquiera que a la postre, sería la participación electoral lo que deformaría los ideales socialistas y anticapitalista de muchos compañeros y compañeras que estuvieron en el PRT y en el FZLN, que ahora lo han transformado en un nuevo modo de vida para llegar al poder por la vía electoral a través del PRD primero y después de MORENA; algunos ex integrantes del PRT se fueron al PAN, otras(os) pocas(os) decidieron no volver a participar más en organizaciones políticas, y algunos, gracias al zapatismo guardamos distancia definitiva de las prácticas electorales como medio para transformar a la sociedad en favor de los de abajo; y seguimos acompañando al Zapatismos desde los Comités Civiles de Dialogo primero, del FZLN y La Otra Campaña, despues; aunque debemos reconocer que hubo un intento reciente de utilizar el aparato electoral para visibilizar la lucha por la vida de los pueblos indígenas participando con una candidatura independiente vocera del Concejo Indígena de Gobierno  que fue una iniciativa del EZLN-CNI el año pasado que no logró el propósito, pero que sin embargo, logró reagrupar a muchas personas en México  incluyendo a un colectivo de la ciudad de La Paz que adoptó el nombre de Red Sudcaliforniano de Apoyo al CIG y su Vocera que desafortunadamente entró en una crisis existencial de grandes proporciones después del absurdo y trágico accidente que hubo en la carretera rumbo al Valle de Vizcaíno el 14 de febrero de 2018 al perder el control el compañero que conducía la camioneta, donde resultaron heridos varios compañeros y compañeras y falleció nuestra queridísima compañera Eloísa Vega Castro;.

En la práctica, sin concluir el balance de los que sucedió antes durante y después del accidente, se puede decir que  la Red Sudcaliforniana de Apoyo al CIG se auto-disolvió, aunque una parte de ellos, con todo y crisis encima formaron un NODO de lo que en algún momento será de nuevo alguna Red y que por ahora  llamaron BRIGADA RICARDO FLORES MAGÓN en honor al histórico personaje y al Centro Cultural del mismo nombre donde sesiona la Brigada., que tiene como prioridad la resistencia contra los proyectos mineros en los municipios de La Paz y Los Cabos. Debo decir que por motivos de salud que ellos conocen, no tuve la oportunidad de participar en su organización inicial, aunque intento participar a distancia en lo que puedo como parte de la Brigada.

¿Qué sigue a partir de estos 35 años del EZLN?

Recordemos que en agosto de este año el EZLN convocó a un Encuentro de Redes de Apoyo al CIG y al final hizo una propuesta que en mi opinión debiera ser parte de la agenda de discusión en la BRIGADA RICARDO FLORES MAGÓN

El EZLN nos hace 7 propuestas, diciendo:

Pero pensamos también -y les decimos claro, compañer@s- que no basta, que tenemos que incorporar a nuestro horizonte nuestras realidades con sus dolores y sus rabias, o sea, que tenemos que ir caminando hacia la siguiente etapa: la construcción de un Concejo que incorpore las luchas de todos los oprimidos, de los desechables, de las desaparecidas y asesinadas, de los presos políticos, de las mujeres agredidas, de la niñez prostituida, de los calendarios y geografías que trazan el mapa imposible para las leyes de probabilidad, las encuestas y las votaciones: el mapa contemporáneo de las rebeldías y las resistencias en todo el planeta.

Si ustedes, junto con nosotros, vamos a desafiar la ley de probabilidad que dice que no hay ninguna chance, o muy pequeña, de que lo logremos, si vamos a desafiar las encuestas, los millones en las votaciones, y la numeralia que el Poder ofrezca para rendirnos o para desmayarnos, tenemos que hacer más grande el Concejo.

Hasta ahora es sólo un pensamiento que expresamos aquí, pero queremos construir un Concejo que no absorba ni anule todas las diferencias, sino que las potencie en el andar con otroas, otros y otras que tengamos el mismo empeño.

Con el mismo razonamiento, estos parámetros no debieran tener como límite la geografía impuesta por fronteras y banderas: debiera apuntar a hacerse internacional.

Lo que estamos proponiendo es no sólo que el Concejo Indígena de Gobierno deje de ser sólo indígena, sino que también deje de ser nacional.

Por lo tanto, nosotras, nosotros, nosotroas, como zapatistas que somos, proponemos que se lleve a consulta, además de todas las propuestas que se han vertido en este encuentro, lo siguiente:

1º.- Refrendar nuestro apoyo al Congreso Nacional Indígena y al Concejo Indígena de Gobierno.

2º.- Crear y mantener canales de comunicación abiertos y transparentes entre quienes nos conocimos en el andar del Concejo Indígena de Gobierno y su vocera.

3º.- Iniciar o continuar el análisis-valoración de la realidad en que nos movemos, haciendo y compartiendo dichos análisis y valoraciones, así como las propuestas de acción coordinadas que se deriven.

4º.- Proponemos el desdoblamiento de las Redes de Apoyo al CIG para, sin dejar el apoyo a los originarios, abrir ya el corazón a las rebeldías y resistencias que emergen y perseveran en donde cada quien se mueve, en el campo y la ciudad, sin importar las fronteras.

5º.- Iniciar o continuar la lucha que apunte a engrandecer las demandas y el carácter del Concejo Indígena de Gobierno, de modo que vaya más allá de los pueblos originarios e incorpore a trabajadores del campo y de la ciudad, y a l@s desechables que tienen historia y lucha propias, es decir, identidad.

6º.- Iniciar o continuar el análisis y discusión que apunte al nacimiento de una Coordinación o Federación de Redes, que evite el mando centralizado y vertical, y que no escatime el apoyo solidario y la hermandad entre quienes la forman.

7º y último.- Celebrar una reunión internacional de redes, como quiera que se llamen -nosotros proponemos que ahora nos llamemos Red de Resistencia y Rebeldía… y cada quien su nombre- en diciembre de este año, después de conocer y analizar y evaluar lo que decidan y propongan el Congreso Nacional Indígena y su Concejo Indígena de Gobierno (en su reunión de Octubre de este año), y también para conocer los resultados de la consulta a la que se llama en esta reunión -en la que estamos ahorita-.  Para esto ofrecemos, si les parece, espacio en alguno de los Caracoles Zapatistas.

  Nuestro llamado pues, no es sólo a los originarios, es a todoas, a todas y a todos quienes se rebelan y resisten en todos los rincones del mundo.  A quienes desafían los esquemas, las reglas, las leyes, los preceptos, los números y los porcentajes.” (Subcomandante Moisés, Subcomandante Galeano, 22 agosto 2018).

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: